EL ARTE DE SER MADRE

23 06 2011

La vida puede resultar difícil para una madre. Hay momentos en que ser madre en plenitud puede costar demasiado, pero es en estos momentos de dificultad que la madre debe continuar a plantar semillas en la vida de los hijos sin cansarse nunca y recordar que los hijos necesitan de amor, más que nada, cuando no lo merecen.

Cuando la madre vive una existencia completa e intensa enseña, con su ejemplo, a los hijos que es posible entregar cada día a cada uno de ellos la semilla importante del amor.

Hay que tener mucho amor para ponerse a un lado y dejar que los hijos hagan lo que las madres podemos hacer mucho mejor.

Se necesita de mucha confianza para dejar a los hijos los espacios suficientes para que puedan aprender sus propias lecciones. El primer impulso de la madre, puede ser aquel de hacer los deberes en lugar de los hijos, para que el resultado sea perfecto y no aquel de ayudar un poco, dejando al hijo la fatiga, el sacrificio y el empeño de hacer las tareas que él debe realizar, asumiendo sus responsabilidades de niño o de joven en formación.

A veces, dejar a que los hijos hagan solos, significa desorden, errores y resultados imperfectos, pero solo responsabilizándolos los ayudaremos a crecer.

Es importante conceder a nuestros hijos la posibilidad y la oportunidad de desarrollar sus propias capacidades, transmitiendo, de todas maneras y en todo momento orientación y apoyo, recordando además que ceder a los caprichos de los hijos no significa amarlos.

La madre tiene que considerar que, una parte importante del proceso de formación consiste en enfrentar la realidad del sufrimiento de la existencia humana. La vida en el mundo es difícil para todos, pero cuando hay conciencia de esta realidad, con el apoyo de las personas que nos quieren y con la ayuda de Dios, no es tan terrible superar las dificultades.

Es importante que la madre permita a otras personas buenas de ayudarla en la educación de los hijos: padre, abuelos, amigos buenos. Cuando comparte la carga de la responsabilidad, la madre alcanza a entender y a amar mejor a sus hijos.

Por María Luisa Cortinovis


Acciones

Información

2 responses

3 08 2011
Panama foundation

Por eso siempre he pensado que cuando uno quiere ser padre o madre debe reflexionar sobre que puede ofrecer de si mismo a sus hijos. Se nace se vive y se muere y en el vivir hay y plenas y etapas de vejez y que tambien deben conocer nuestros hijos aunque con la suficiente delicadeza como para no causarles miedo ni rechazo……………. Me gusta saber que consideran algunos padres a la hora de de sus hijos.

5 08 2011
simone

Hola María Luisa,
Soy Simone Castellani. me dió tu contacto Nadia Gherardi para contactarte. No encontrè un correo electónico para contcatrte en el blog. me lo puedes escribir, así puedo escribirte. saludos simone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: