“DÍA DEL ECUATORIANO AUSENTE”

12 07 2014

Fue en diciembre de 1992, cuando el ex – Presidente, Señor Arquitecto Sixto Durán Ballén, firmó el Decreto que estableció del DÍA DEL EUATORIANO AUSENTE, para el tercer domingo de julio de cada año.

El gestor del establecimiento de esta significativa fecha conmemorativa fue el Dr. Francisco José Correa Bustamante, diplomático guayaquileño, que en atención a una serie de investigaciones comprobó aleccionadoras actividades cívicas de muchos ecuatorianos residentes en los EE.UU., por ejemplo: es conocido que el manabita Juan de Dios Cedeño Olvera, a bordo de un buque mercante, arribó a New York, precisamente un tercer domingo de julio de 1929 y que en la mañana del 10 de agosto del mismo año, convocó a varios paisanos suyos a cantar el Himno Nacional e izar la Bandera ecuatoriana que había llevado, en el Central Park de aquella metrópoli.

Según estadísticas de Correa, en la actualidad existen más de 10 millones de ecuatorianos fuera del país. Agrupados en instituciones culturales, sociales y deportivas, los ecuatorianos ausentes siempre están unidos y aprovechan algún motivo para conversar, ayudarse y recordar las gestas de la historia patria. Siempre habrá las añoranzas de la tierra natal, los recuerdos tristes o felices de la infancia y de la juventud, de su barrio, sus vecinos, sus amigos y familiares, su casa, que harán rodar más de una lágrima de sus ojos, cuyas miradas tristes se pierden en el recuerdo, como queriendo revivir a la distancia horas felices.

A los ecuatorianos que buscan en todas partes del mundo mejorar su situación económica, les son infamemente pisoteados sus derechos, por causa de la discriminación racial o por la explotación de sus patronos que abusan de su condición de ilegales muchas veces o para tener a su disposición una mano de obra barata, y, en la mayoría de los casos, todos estos migrantes sufren lo indecible y hasta se comprometen a realizar como trabajos, actos que denigran al ser humano y todo, por tener la posibilidad de enviar dinero a sus seres queridos.

Un  gobierno, no sólo que debe señalar una fecha conmemorativa para estos hermanos ecuatorianos que se ausentaron, pues, debería también investigar qué los está llevando a aventurar en otros países, por qué no luchan en su propia  Patria para salir adelante, en qué se está fallando como para que tantos compatriotas abandonen la tierra que los vio nacer.

¿Será acaso que nuestros gobernantes no quieran entender la realidad de este grave problema social, que se agiganta cada vez más y con funestas consecuencias?

Los ecuatorianos ausentes y los gobernantes tienen la palabra y sabrán dar la contestación que crean conveniente; mas, hay una verdad que salta a la vista y que no se la puede ocultar: los ecuatorianos vivimos con la pobreza y la miseria robándonos la felicidad; y la tristeza será un miembro más de nuestras familias; porque sencillamente no hay fuentes de trabajo y si se las tiene, los salarios no alcanzan para llevar una vida digna. 

Por. Pedro Alvarado

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: